ESES-Diabetes

Correr con diabetes: ¡difícil, pero no imposible!

¡Hola a todos! Como sabéis, después de muchas semanas en cuarentena a causa del COVID-19, desde hace bien poquito se nos permite salir a la calle a hacer actividad física, a correr o a caminar, siempre que respetemos las normas establecidas por el Estado, es decir, mascarillas cuando se camina o se va en bici (en Italia por ejemplo, donde vivo, no es obligatorio usar mascarilla cuando se corre), y manteniendo siempre una distancia de seguridad con los demás (1 m cuando se camina y 2 m cuando se corre).

De modo que he aprovechado esta novedad y escrito este artículo, fundiendo en una única pantalla la diabetes y el ejercicio aeróbico. ¿Qué os parece? ¿Os interesa? Pues en los siguientes párrafos encontraréis algunas observaciones, métodos o reglas, que yo misma aplico cuando salgo a caminar o a correr: monitorización de las glucemias, gestión de las dosis de insulina (antes, durante y después de la actividad física) e ingesta de carbohidratos antes de iniciar o incluso durante.

Spoiler: ésta es solo la primera parte del artículo, ¡porque obviamente habrá una segunda! Son muchísimas las cosas que quiero contaros sobre este tema pero he decidido dividirlo en dos capítulos para no aburriros demasiado ☺

Nota importante

Este artículo tiene solamente una finalidad informativa porque quiero compartir con vosotros cómo gestiono y vivo con mi diabetes. En mi caso, Diabetes Melitus tipo 1 con terapia de insulina rápida con bomba Medtronic, la 670G, y con el sensor Guardian 3. Tengo bastante resistencia a la insulina (de hecho, ¡mis dosis diarias son altísimas!) y actualmente mi hemoglobina es de 6,7 – 6,8% aproximadamente.

En ningún caso este artículo pretende sustituir la opinión de un endocrino, así que lo mejor que podéis hacer, si queréis empezar a hacer este tipo de actividad, es hablarlo con vuestro médico, de modo que pueda daros todas las indicaciones necesarias basándose en vuestra terapia y las particularidades de vuestra diabetes. Cada persona es un mundo y la opinión de un experto es imprescindible.

¡No olvidemos nuestra #diabetescommunity!, esa grande familia creada por y para todos nosotros, donde compartimos experiencias, victorias pero también derrotas contra la diabetes. Si queréis hacerme alguna pregunta o contarme vuestro punto de vista, ¡escribidme! Podréis mandarme un mensaje desde la sección Contactos (Contatti) o añadir un comentario al final de este artículo. ¿Listos? ¡Pues adelante!  

Si salgo para darme un paseo, será seguramente cerca de casa y de una hora, o una hora y media como mucho. En estos casos llevo siempre conmigo una mochila pequeña con: 

  • Glucómetro
  • Botella pequeña de agua
  • Caramelos azucarados: para corregir las hipos, claramente. Me he acostumbrado a comprar unas que son más bien chucherías pero vienen envasadas individualmente. Cada una tiene 7 gr de CH, así que, siguiendo la regla del 15 para las hipos, me tomo dos y espero que suba. A veces me llevo sobres de azúcar.
  • Zumo de fruta: también para corregir las hipos y como alternativa por si no tenéis caramelos o sobres de azúcar. Depende también de lo grande que sea vuestra mochila, tampoco es plan de llevaros la casa a cuestas ☺ A veces me llevo también algunas galletas para subirme las glucemias más lentamente y durante más tiempo. 

En este caso la mochila debe ser más pequeña y compacta para poder correr cómodos. Una opción es correr sin nada consigo, pero yo nunca estoy tranquila. Creo además que llevar lo justo e imprescindible no cuesta nada y ayuda a afrontar el deporte en la manera más responsable posible

Desde hace bastante tiempo uso una pequeña bandolera que se adhiere al cuerpo, bastante económica y funcional, que podéis encontrar en Decathlon, aunque habrá millones de opciones claramente. No es super espaciosa, pero caben las cosas imprescindibles, ya que son poquitas:

  • 3-4 caramelos o sobres de azúcar
  • La bomba de insulina, porque cuando corro la desconecto.
  • El glucómetro, un par de tiras y el bolígrafo para hacerme un control si hace falta. Esto lo llevo siempre como precaución aunque casi nunca me ha servido.

Después de todas estas cosas queda justo ese pequeñísimo espacio para el teléfono, aunque estoy acostumbrada a correr con él en la mano, de lo contrario la mochililla se me mueve mucho cuando corro y me resulta bastante incómoda, pero dependerá de persona a persona ☺

Lo podemos llamar paseos, pero son caminatas rápidas. Para que os hagáis una idea, 1 km cada 9-10 minutos, la idea es quemar grasas, vamos ☺ y en mi caso, durante este tipo de ejercicio la glucosa me baja, !que da gusto! Así que me pongo una basal temporal al 50% desde que empiezo a caminar hasta que termino. Hago lo mismo cuando voy en bici o voy de viaje a algún lado y me toca caminar bastante. Obviamente de vez en cuando controlo y corrijo si es necesario, llevando siempre conmigo todo lo que me hace falta.

Aquí la historia cambia un poco, pero claramente mi método no es el único. Yo cuando salgo a correr me desconecto la bomba de insulina, así que es como si me pusiera una basal temporal del 0%. De hecho, antes de meter la bomba en la mochila, meto la basal al 0%, para que quede constancia también en el historial que durante ese tiempo la tuve desconectada.

Importante! Si tenéis activada la modalidad automática del 670G esta parte imprescindible, porque de lo contrario estaríais dando información errónea al microinfusor para el cálculo de la insulina que os hace falta durante el día.

En fin, qué queréis que os diga, corriendo sin bomba me siento más libre y tranquila, aunque eso signifique estar en 170 mg/dl. Depende al 100% de vosotros y de vuestra diabetes. Eso sí, en cuanto termino de correr me la conecto de nuevo y hago un bolo para compensar el tiempo que estuvo desconectada. ¿Cuántas unidades? La teoría dice que tiene que ser (más o menos) la basal del tiempo que estuviste sin ella, pero lo reconozco, yo voy un poco a ojo.

Así que, si termino de correr y estoy en 70 mg/dl, no me pongo insulina, simplemente conecto la bomba pero controlo con atención la media hora siguiente, para evitar rebotes: a veces me sucede, otras veces no. En cambio si estoy un poco más alta (incluso por encima de 100 – 130 mg/dl) me pongo 0.5 – 1 – 1.5 unidades de insulina, dependiendo de la glucemia, de lo contrario el rebote está asegurado!

He hablado mucho de este tema con mis médicos, porque las hipoglucemias eran bastante frecuentes, sobre todo después de las comidas, más o menos una hora después de ponerme la insulina, y con unidades por hacerme efecto.

Así que, hemos llegado a la conclusión de que los bolos prandiales justo después de correr los reduciré del 30%, para evitar estas malditas hipoglucemias que tan poco me gustan. Y tengo que reconocer que me está yendo basante bien ☺

Después de toda esta parafernalia que os he contado, me gustaría hacer una observación, aunque pueda sonar un poco subjetiva: correr con diabetes, se puede, y es bastante manejable. En mi caso, nunca corro más de 30-35 min, y digamos que en ese lapsus de tiempo, el grado de libertad que se tiene para gestionar insulina y glucosa es amplio. En conclusión, diabetes y running hacen buena pareja, ¿no?

¡Bueno, ahora os toca a vosotros! ¡Poneos las zapas de correr y adelante! Lo sabéis mejor que yo, la diabetes en cada persona es un mundo, porque entran en juego miles de factores, así que éste es el consejo que os puedo dar: si sois nuevos en este tipo de deporte, id poco a poco. Id viendo cómo reacciona vuestro cuerpo, cómo pasáis la primera noche, cómo vuestro cuerpo absorbe la insulina de la comida/cena justo después de correr… o simplemente cuándo tenéis más ganas de salir y mover el esqueleto! Nadie os conoce mejor que vosotros mismos ☺

Foto justo después de terminar de correr en el parque. En mi muslo sensor de glucosa Guardian 3 y conectada mi bomba de insulina Medtronic 670G

¿Todo esto para qué? Para demostrar, a los demás y sobre todo a nosotros mismos, que somos capaces de llevar una vida normal, de hacer deporte, de salir a correr, y todo ello compaginándolo con una enfermedad que nos acompaña 24 horas al día, 365 días al año. No sé para vosotros, pero para mí, llevar un estilo de vida activo con diabetes y mantener valores de hemoglobina por debajo de 7% es todo un éxito! ♥

Espero que os haya gustado mi artículo ☺ Personalmente, es uno de los artículos con los que más he disfrutado, así que he decidido que prepararé una segunda parte, con algunas gráficas, tendencias, basales temporales etc., para mostraros la realidad detrás de toda esta teoría.

No os olvidéis de seguirme en mi perfil Instagram para no perderos la publicación del segundo artículo sobre Diabetes y Running! Muchas gracias por haber llegado hasta aquí en vuestra lectura, espero haberos dado algunas nuevas ideas, o simplemente que os hayan venido ganas de salir a correr también a vosotros. Contadme cómo os va, estaré encantada de intercambiar ideas con vosotros, y si queréis, compartid y comentad ☺

Laura ♥

Un pensiero su “Correr con diabetes: ¡difícil, pero no imposible!

I commenti sono chiusi.